Camino a unas instituciones transparentes

En agosto hablamos sobre la nueva Ley de Transparencia para los lobbies ante las instituciones de la Unión Europea, que establece la obligación de despachos como Alonso & Asociados no sólo de inscribirse en un registro para así poder tratar con miembros de las instituciones, sino que, además, obliga desde entonces a declarar públicamente por parte de los lobistas las reuniones y su participación de eventos con los mismos.

Pues bien, el Parlamento ha avanzado aún más en la cuestión de transparencia el pasado 31 de enero,  con la reforma, a petición de los Verdes, del Reglamento Interno del Parlamento. Ha sido aprobada por el Pleno del Parlamento Europeo, con el objetivo del registro de cada una de las reuniones que los presidentes de los Comités que componen el Parlamento, los ponentes y los ponentes alternativos hagan con los representantes del sector privado. Hasta ahora los funcionarios no tenían la obligación de declarar sus reuniones, únicamente los lobistas.

El nuevo Reglamento recoge las normas de conducta de los funcionarios entre otras cuestiones que afectan el funcionamiento interno de la institución. Además, incluye ya el registro en el que los lobbies se deben inscribir, que es mencionado precisamente por una de las enmiendas clave en esta reforma:

“Los miembros deben publicar en línea todas las reuniones programadas con representantes de intereses que se encuentren inscritos en el registro de Transparencia. Los presidentes, ponentes y ponentes alternativos para cada informe publicarán en línea todas las reuniones programadas con representantes de intereses que se encuentran dentro del alcance del Registro de transparencia […]”.

La reforma, que entrará en vigor a partir de febrero de 2019, influirá positivamente en las negociaciones entre el Parlamento, la Comisión y el Consejo de mejorar el Registro de Transparencia, ya que hasta ahora se encontraban en un punto muerto porque la Comisión exigía al Parlamento que las normas propuestas no fueran de voluntario cumplimiento sino obligatorias.

Esta no es una medida que sólo afectará al Parlamento, también esclarecerá qué lobbies trabajan con la Comisión y el Consejo Europeo. Por lo tanto, es un acto transversal que, en caso de su aprobación final, reforzará el compromiso de honestidad con el resto de la ciudadanía por parte de los funcionarios de la Unión y del conjunto de lobbies que trabajan con ellos. Es uno de los últimos pasos que se tomarán en este aspecto en los pocos meses que pondrán fin a esta legislatura, para así cerrar un lustro repleto de avances en transparencia y confianza en las instituciones.

Esta cuestión y tantas otras relevantes en el día a día de las instituciones de la Unión y sus lobbies se tratan con precisión en el libro El lobby en la Unión Europea, Manual sobre el buen uso de Bruselas, elaborado por el socio director del despacho, Emiliano Alonso. Puede encontrar la última edición del libro (2016) aquí y, si tiene cuestiones al respecto, no dude en ponerse en contacto con nosotros en info@alonsoasociados.com o en el teléfono +32 (0)2 230 70 42

Sin comentarios

Dejar un comentario

Tu email no será publicado